Declaraciones de Pedro Vidal, gerente de Sé Santiago en Seminario Desafíos para una Logística Inteligente 2030, organizado por el programa Transforma Logística de Corfo, y que abordó el estado actual de las cadenas de distribución de bienes y servicios..

La importancia de comprender el valor que tiene para el desarrollo y bienestar de las ciudades una cadena logística eficiente y sustentable, junto con el uso de tecnologías y plataformas que faciliten las cadenas de reparto de mercancías fueron los principales temas tratados en el Seminario Desafíos para una Logística Inteligente 2030.

Georgina Fabré, gerente de Transforma Logística de Corfo, sostuvo que “necesitamos desarrollar plataformas que vinculen a toda la cadena logística, incluyendo al sector público y privado”. Asimismo apuntó a que el proceso de distribución debe ser sustentable, más aun cuando el comercio electrónico en nuestro país creció 30% entre 2017 y 2018, lo cual presiona la infraestructura de las ciudades con una logística urbana congestionada.

Andrés Bronfman director académico del Centro de Transporte y Logística de la UNAB, junto con señalar que la logística urbana ha estado ausente en los planes de desarrollo de las ciudades, afirmó que el principal desafío en esta materia, es comprender cómo opera el sistema de distribución de la carga, de manera de poder adoptar decisiones informadas que favorezcan un uso más eficiente, competitivo de la infraestructura de la ciudad. Por ello, destacó plataformas como el Observatorio de Transporte Urbano de Carga de la Región Metropolitana (OTUC-RM), que a través del monitoreo diario de más de 20 mil vehículos de transporte, entrega valiosa información para analizar cómo opera la distribución de mercancías.

Por su parte Pedro Vidal, gerente del programa Sé Santiago Smart City de Corfo, precisó que el principal desafío al 2030 es que “el transporte de cargava a tener que enfrentarse a las tecnologías disruptivas, pues éstas están forzando la generación de nuevos modelos de negocios”. Las ciudades, prosiguió, se están transformando y la movilidad por ejemplo, bajo una mirada prospectiva a 15 años, será conectada, eléctrica y autónoma, por lo que cambiará absolutamente el paradigma de cómo nos movemos y cómo se mueven las mercancías en el ámbito urbano.

“A futuro, la movilidad va a ser entendida como un servicio que provee la ciudad, van a ir desapareciendo los automóviles particulares, será un cambio absoluto no solo en la movilidad de las personas, también en la logística de la distribución”, agregó el ejecutivo.

De igual forma, destacó el trabajo realizado por el OTUC-RM, pues está entregando información valiosa para demostrar que la logística inteligente es un tema relevante para el desarrollo de la ciudad. Para este año, se proyecta que el comercio electrónico alcance los 5.200 millones de dólares en venta, “pero no sabemos cuánto pierde en ingresos la ciudad por no adoptar estrategias que solucionen el tema del transporte urbano de carga”, precisó.

Finalmente, Vidal puntualizó que “no se debe ver a la logística urbana desde la óptica de la restricción, sino como un instrumento de apalancamiento y de desarrollo económico del propio territorio a nivel regional y comunal”.